viernes, 17 de julio de 2015

Brain freeze y por qué duele la cabeza cuando tomamos algo frío :O







helado

Llega el verano y el calor y los helados, los granizados, los refrescos con mucho hielo. ¿A quién no le gusta beberse un buen vaso de agua fría después de correr? ¿O tomarse un refrescante batido tras una dura jornada de trabajo? Es muy común, sobre todo con la llegada de las altas temperaturas, querer refrescarse de cualquiera de estos modos. Sin embargo, seguro que habéis notado alguna vez esa desagradable sensación en la cabeza de dolor, en forma de pinchazo,tras haberle dado un trago a ese vaso tan refrescante.





Ese dolor de cabeza tan común es conocido como "ice-cream headache" o  "brain freeze", cefalea por estímulos fríos, o bien con su nombre científico, sphenopalatine ganglioneuralgia. Fue bautizada por el Dr. Joseph Hulihan en la revista British Medical JournalEs un dolor que aparece bruscamente y apenas dura unos minutos, sin embargo es bastante molesto debido a su gran intensidad. Aparece casi siempre en la zona central de la frente y es muy frecuente (un 30% de la población los tiene, y en el caso de pacientes con migrañas, estas cefaleas se producen ¡en un 70% de los casos!).

¿Cómo se produce?

En 2012 se realizó un experimento con 13 personas sanas para averiguar cuál era la causa exacta de este dolor. A dichas personas se les pidió beber agua helada mediante una pajita para que el agua tocara la parte superior del paladar. Mientras bebían, se monitoreó su cerebro mediante un doppler transcraneal y los resultados fueron claros. Al sentir la sensación de frío, se produce un aumento rápido y fuerte del flujo sanguíneo al cerebro, ello a través de la dilatación de la arteria cerebral anterior, activando el dolor mediante el nervio trigeminal, que envía señales dolorosas en la zona anterior de la frente. Cuando la temperatura del paladar desciende súbitamente, se produce la irritación del nervio Trigémino que desemboca en un dolor agudo en nuestra cabeza. Ese cambio tan rápido provoca el dolor de cabeza casi instantáneo que sufrimos al beber algo frío y que, una vez que el flujo se normaliza (normalmente tarda poco en ello), cede. 
imagen

Éstos cambios de flujo sanguíneo pueden ser la razón también del dolor que provoca las migrañas, de mayor duración y mucho más incómodas. Por ello éstas son más frecuentes cuando hay tormentas (cambios de presión), por ejemplo. Además, las personas que sufren migrañas son más propensas a tener este tipo de cefaleas.

¿Cómo evitarlo?

Es imposible no tomarse un granizado en tiempos de tanto calor, y reconozco que es inevitable dar largos y copiosos tragos a un vaso de agua helada después de hacer deporte, aunque no hacerlo sería una solución. Si bien es cierto que he podido comprobar que si se reparte por toda la boca el líquido, evitando que se ponga en contacto únicamente con nuestro paladar, este dolor de cabeza puede hacerse menos frecuente.

Y si no has podido evitar pegarle un mordisco a ese helado tan delicioso y ya ha empezado a "congelarse tu cerebro" puedes probar a apoyar la lengua en tu paladar para reducir la sensación de frío. Eso sí, no siempre funciona.

Aunque espero que al menos cada vez que te ocurra puedas pensar que aunque no consigas que el dolor desaparezca, ya sabes la razón científica de por qué sucede y no tengas que darle tantas vueltas a la cabeza ;p