sábado, 27 de febrero de 2016

Chocolate: antidepresivo natural ¡con mucha Química!

No me apetece hablar con nadie...

Seguro que algún día has llegado a casa agotado, sin ganas de hacer nada, tras haber tenido una mala experiencia en el trabajo o haber discutido con alguien cercano, y lo primero que has hecho es abrir la nevera o el armario en busca de una pieza de chocolate. Pero... ¿por qué? 


Es muy probable que a todos nos suene haber visto esta escena en las grandes pantallas, o incluso en nuestros propios hogares, donde nos lanzamos como locos a por un poco de chocolate cuando estamos tristes. La razón de por qué recurrimos sin pensarlo al consumo de este dulce alimento supongo que también dependerá de lo delicioso que nos resulte su sabor. Pero si vamos un poco más allá y miramos en el interior de una tableta de chocolate, por ejemplo, podemos ver qué compuestos químicos contiene y por qué su consumo provoca esa sensación tan placentera en nuestro cerebro.

¿Qué tiene el chocolate?

A parte de los ingredientes con los que se realiza o puede realizarse este alimento: leche, cacao, azúcar, frutos secos... quiero destacar alguno de sus muchos componentes químicos que hacen que este dulce nos guste tanto.


En concreto quiero hablar de la feniletilamina, un neurotransmisor de efectos estimulantes al que se le ha incluido en el grupo, en algunas ocasiones, de los químicos del amor

Estructura de la Feniletilamina (FEA)

Este neurotransmisor inunda nuestro cerebro cuando estamos junto a la persona que nos gusta. Por ello recurrimos al chocolate cuando, por ejemplo, sufrimos “mal de amores” , con intención de sustituir la verdadera sensación.La respuesta que da nuestro cerebro a esta invasión de feniletilamina son otras tres sustancias: dopamina, norepinefrina y oxiticina. Su combinación hace, por ejemplo, que un enamorado no se sienta cansado a pesar de estar noches enteras suspirando, pensando, hablando o amando al objeto de sus afectos.



Además el chocolate contiene triptófano, un aminoácido esencial y precursor de la serotonina, otro neurotransmisor cuya dosis se relaciona con los síntomas de la depresión y la ansiedad. Siempre se ha dicho que la serotonina es la molécula de la felicidad, aunque, como pasa con todos los neurotransmisores, no sólo el aumento o la disminución de los niveles de una molécula influyen en las emociones personales, hay muchísimos más factores.
Biosíntesis de Serotonina a partir de Triptófano.

Además el chocolate contiene una pequeña cantidad de compuestos de la familia de los cannabinoides, como por ejemplo la anandamida (la cual también es sintetizada por nuestro cerebro). Se cree que esta molécula tiene parte de culpa en la sensación de placer que tenemos al comer chocolate. Sin embargo, la cantidad de este cannabinoide que podemos encontrar en el alimento (0.05 microgramos por gramo de chocolate) es muy pequeña, pero las teorías apuntan a que su consumo está relacionado con un incremento adicional de los niveles de anandamida del cerebro.

Estructura de la Anandamida (AEA)


El chocolate contiene, además, teobromina, compuesto de sabor amargo con un efecto similar al de la cafeína en nuestro Sistema Nervioso Central. No contiene bromo, a pesar de su nombre. Éste deriva de Theobroma, el género al que pertenece el árbol de cacao. La palabra Theobroma proviene a su vez de las raíces griegas theo ("dios") y broma ("comida"), significando "comida de los dioses" (ya les resultaba delicioso el cacao :) ) Además un estudio presentado en el congreso anual de 2013 de la Asociación de Dentistas Americanos (ADA) destacó que una nueva pasta de dientes que contiene teobromina era más eficaz contra la caries que la pasta de dientes con flúor. Pero ¡ojo! El chocolate también contiene azúcar, por lo que nos tendremos que olvidar de usar chocolate líquido en lugar de pasta de dientes :P

Estructura de la Teobromina.

Mmmm... Huele a chocolate.....

No sólo el sabor, el olor del chocolate también ayuda a que en una fría tarde de invierno pasemos por una chocolatería y nos entren ganas de comernos un buen tazón con unos churros. 



Algunos de los compuestos que le dan ese aroma tan especial al chocolate son:

- Pirazinas: Las pirazinas se producen en los quesos durante el tratamiento térmico, siendo la trimetilpirazina el componente principal. La dimetilpirazina es utilizada en asia en la preparación de alimentos ya que presenta un sabor característico que recuerda al maní frito, chocolate, mantequilla o patata frita. La metilpirazina también se utiliza como aditivo alimentario, debido a su aroma y el olor que recuerda al de la corteza de pan, nueces o palomitas de maíz.

- Vainillina: Aunque no se encuentra en el cacao normalmente se añade a la hora de mezclar los ingredientes para hacer el chocolate. 

Fuente: Compound Interest 2015 "The Smell Of Chocolate"


Así que ya sabéis cuáles pueden ser las razones de por qué nos gusta tanto el chocolate, y por qué, en ocasiones, hace que nos sintamos mejor. No hay que olvidar que todo (en este caso algo "natural" como el cacao) puede verse desde una perspectiva molecular, todo tiene Química ;)

Si queréis saber más sobre el chocolate y su historia os recomiendo este post de Laura G.Rubio en el blog Cuentos CuánticosTeobromina, digna de dioses.

"Esta entrada participa en el LV Carnaval de Química alojado en el blog La Ciencia de la vida de @biogeocarlos."


No hay comentarios:

Publicar un comentario