jueves, 24 de marzo de 2016

La ciencia que se esconde detrás de las alergias (II): congestión nasal

Ya estamos a finales de marzo, y de nuevo, ¡es primavera!. Aunque aún queden algunas nieves el buen tiempo comienza a llamar a nuestras puertas, las ganas de salir a la calle, pasear, los coloridos paisajes a causa de las flores....Pero la primavera viene acompañada para muchos de nosotros de unas amigas que no nos caen tan bien: las alergias. Los estornudos, la nariz irritada, congestión nasal, ojos llorosos... a menudo nos acompañan en nuestros paseos primaverales a orillas del río y evitan que disfrutemos al 100% de esta estación.


¿Qué causa las alergias?


Las "dichosas" alergias (no solo las primaverales) son causadas por la acción de las histaminas en nuestro cuerpo. Las histaminas son moléculas producidas por las células basófilas y mastocitas como una respuesta a la invasión de organismos extraños. Es decir, son parte de nuestro sistema inmune y son los mecanismos desencadenantes contra esos "invasores".

Cuando la histamina se libera en el organismo, sus efectos fisiológicos y patológicos están directamente ligados a las diferentes células diana y a los receptores que se encuentren en su superficie. Los efectos de esta liberación son, entre otros: vasodilatación arterial, secreción de ácido gástrico, cambios en la frecuencia cardiaca, alergias, etc. ¿Os suenan verdad?

Si queréis saber más sobre la síntesis de la histamina o sobre los fármacos que usamos para combatir las alergias podéis visitar este enlace donde el año pasado expliqué algo sobre ello: La ciencia que se esconde detrás de las alergias (I): histamina y antihistamínicos.


Otra vez congestión nasal... ¿Qué puedo tomar?




Antes de nada quiero decir que lo que voy a explicar a continuación son los componentes químicos que podemos encontrar en algunos medicamentos para la congestión nasal. Esto no es consejo médico. 

La congestión nasal es una molestia de salud que se produce cuando las mucosas de la nariz se inflaman como resultado de la presencia de gérmenes y alérgenos.  Se desencadena por varios factores y suele ser tan molesta que a muchos de nosotros nos impide realizar nuestras actividades diarias con normalidad. 

Eliminar la congestión nasal es muy difícil, pero podemos hacer que desaparezca por unas horas. Para ello podemos intentar mantener el moco de la nariz diluído mediante vapor de agua, bebiendo mucho líquido, haciendo lavados de nariz con disoluciones salinas (agua con sal y bicarbonato) o utilizar medicamentos descongestionantes: los que encogen y secan las vías nasales, antihistamínicos, o aerosoles que alivian la congestión casi instantáneamente. A continuación voy a analizar tres de los más comunes en nuestros armarios:

AGUA DE MAR


Algunas de las soluciones que podemos comprar se componen 100% de agua de mar isotónica y estéril para la limpieza de las fosas nasales. Estos sprays no contienen ningún principio activo por lo que lo único que harán será limpiar la nariz de la mucosidad y hacer que nos sea más fácil respirar. Algunos contienen mentol y/o eucalipto, pero al igual que pasa con el Vicks Vaporub, el mentol "engaña" a nuestro cerebro haciendo creer que respiramos mejor aunque no sea así. Si queréis leer más sobre esto os dejo un post que seguro os va a encantar (Desmontando el Vicks Vaporub).


OXIMETAZOLINA


La oximetazolina es un vasoconstrictor. La vasoconstricción produce alivio para la congestión nasal por dos mecanismos. En primer lugar, aumenta el diámetro de la vía aérea, y en segundo lugar, reduce el exudado de fluidos a partir de las vénulas postcapilares, es decir, nos permite respirar sin congestión durante varias horas. Sin embargo es recomendable que no se utilice a la oximetazolina durante más de tres días seguidos, debido a que puede provocar un efecto rebote en la congestión, o una rinitis medicamentosa. Los pacientes que continúan utilizando oximetazolina más allá de este punto pueden llegar a convertirse en dependientes del medicamento para aliviar su congestión crónica.

Estructura de la oximetazolina

XILOMETAZOLINA

La xilometazolina actúa igual que la oximetazolina. Es un descongestivo que contrae los vasos sanguíneos de la nariz, reduciendo la presión de los capilares y favoreciendo su correcto funcionamiento. Esta acción ayuda a disminuir la obstrucción nasal de forma considerable. 

Se diferencia en su estructura química con la oximetazolina en que la xilometazolina carece del grupo OH en su anillo aromático.
Estructura de la xilometazolina

FENILEFRINA



Otros medicamentos anticatarrales o antigripales contienen también componentes para aliviar la congestión nasal. Por ejemplo la fenilefrina. La fenilefrina o Neo-Sinefrina de nuevo actúa mediante una vasoconstricción de las arteriolas, disminuyendo el contenido de sangre y la hinchazón de la mucosa, lo que produce un efecto descongestionante de las vías nasales.  Si queréis saber más sobre la fenilefrina, de nuevo, otro post genial :) (La batalla perdida contra el resfriado)

Estructura de la fenilefrina



Es decir, si sois del bando del pañuelo al igual que yo esta primavera, no desesperéis. La ciencia puede ayudarnos un poquito a llevar mejor las alergias para que los paseos no se nos hagan demasiado largos. Y si no es suficiente, al menos, podremos liderar las conversaciones en las comidas familiares esta Semana Santa ;) 

Así que aquí os dejo una canción de mi infancia (no me lo tengáis en cuenta) para llevar mejor estos estornudos primaverales :D


Esta entrada participa en LVI Carnaval de Química alojado en el blog Ese punto azul pálido de @DaniEPAP

No hay comentarios:

Publicar un comentario